Terriblemente cruel…

Para todos aquellos que viven afincados en la legitimidad de sus principios. Para los valientes de verbo febril y corazón fiel. Para los impacientes, inconformistas e incómodos por principios. Para todos aquellos a los que «la historia se les fue de las manos…».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *