Gracias

Amistad

A todos aquellos que decidieron instalarse en mi vida…   Ahora sé bien cuál es tu nombre. Y es que ha sido tan largo el camino como presente la plegaria. Las horas han costado tanto que ya no le tengo miedo al destino. El silencio dejó de ser fuerte para permitir alzar la voz de la esperanza. Eran tiempos pasados los que alimentaban mi presente. Fueron recuerdos borrados los que