Covid-19… ¡Presente!

Ahora que las medidas se estrechan quiero dejar un mensaje para todos aquellos miembros de la plural comunidad educativa de este país. Un colectivo que desde el pasado mes de septiembre viene siendo víctima del total y absoluto abandono por parte de las instituciones «competentes».
 
Las puertas de los centros escolares se abrieron gracias al esfuerzo titánico de los equipos docentes, alumnado y familias. Sin recursos suficientes y con más intención y buena voluntad que medidas organizativas certeras.
Con el paso de las semanas la Covid-19 también ha hecho acto de presencia en las aulas. Y de ahí el caos. Labores de rastreo inexistentes.
 
Flexibilización a la hora de llevar a cabo pruebas diagnósticas tantos a los contactos estrechos como al grupo clase afectado. Por no hablar de la falta de información a los equipos docentes y el abaratamiento de las cuarentenas.
 
La situación es insostenible y nadie va a mover un dedo para paliar las posibles consecuencias que esta pandemia global pueda arrojar en el ámbito educativo. Tras cada comparecencia pública o medida adoptada por la institución competente nunca hay hueco para la Educación.
 
«La educación es de todos» repetían en campaña. La educación discúlpenme, es de unos pocos. De todos esos padres que cada mañana despiden a sus hijos en la puerta del centro educativo con más miedo que certezas. De unos docentes que cada día se juegan la vida por sacar adelante su magisterio. Y sobre todo, de un alumnado que una vez más está dando una lección de saber estar y responsabilidad de la que muchos deberían tomar buena nota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *