Esperanza

Bienaventurados los liberadores de conversaciones ocultas.

Bienaventurados los confiados sin prejuicios.

Bienaventurados los amigos que se atreven a encontrase.

Bienaventurados los espejos que dicen la verdad.

Bienaventurados los desencuentros que convergen.

Bienaventurados los espacios que escenifican.

Bienaventuradas las caricias sin nombre.

Bienaventuradas las verdades cobardes.

Bienaventurados los miedos valientes.

Bienaventurado el abrazo sincero.

Bienaventurado el beso perdido.

Bienaventuradas las sonrisas que se caen.

Bienaventurado el sueño que despierta.

Bienaventuradas las palabras que florecen.

Bienaventurada la Esperanza que compartimos.

Continue Reading

Amistad

A todos aquellos que decidieron instalarse en mi vida…

 

Ahora sé bien cuál es tu nombre.

Y es que ha sido tan largo el camino como presente la plegaria.

Las horas han costado tanto que ya no le tengo miedo al destino.

El silencio dejó de ser fuerte para permitir alzar la voz de la esperanza.

Eran tiempos pasados los que alimentaban mi presente.

Fueron recuerdos borrados los que terminaron por instalarse.

La casa caliente y el alma fría de tanto soñar sin rumbo.

La vida que he vivido es testigo de mi verdad.

Una verdad forjada a golpe de experiencia y miedos que no corren.

Un deseo constante por abrazar el guion preestablecido.

Pero la lucha sana al tiempo que las emociones se regeneran.

Los pasos son todavía cansados pero el latido constante.

He vuelto a sacar a pasear a la ilusión.

Desterrado a la exigencia.

Y agradecido la espera.

Hoy soy la sombra que deja ver lo que no se esconde.

Hoy soy la otra mitad completa.

Hoy soy lo que olvidé.

Hoy soy la amistad que compartimos.

Continue Reading

Abrázame

Fuente: El Periódico.

Suspendido frente al mar

descuento los momentos que discurren entre el tiempo y la meta,

entre la realidad fugaz y el silencio cobarde.

Déjame ser tu angustia; no preguntes por qué.

Déjame trasladar tus miedos.

No me importa lo lejos que puedan quedar.

Lo imposible que pueda resultar volver.

El viaje siempre merece el recuerdo.

La vuelta el destino, la ida un ojalá.

Nada cambia por saber por qué.

Todo es más simple.

Abrázame.

Continue Reading

¡Sí! Se puede…

La alegría infiel; el verano cobarde.

La tranquilidad disfrazada de impaciencia.

La nostalgia perdida.

El aliento frágil.

La sed saciada.

Que curiosa rutina que nos amedrenta.

Que caprichosa fortuna que nos sonroja.

Te quiero traviesa.

Te alimento despacio.

Te olvido constante.

Cruzar las cuatro calles.

Despeinar al recuerdo.

Correr tras la mentira.

Tranquilizar las horas.

Templar la ignorancia.

plegar las velas.

¡Sí! Se puede.

Continue Reading

Como un recuerdo que no cesa…

Para todos aquellos que viven afincados en la legitimidad de sus principios. Para los valientes de verbo febril y corazón fiel. Para los impacientes, inconformistas e incómodos por principios. Para todos aquellos a los que “la historia se les fue de las manos…”

Como un recuerdo que no cesa. Un sueño en voz alta; un deseo compartido. Hoy volvió a ser #25N en el colegio Manuel Siurot de Málaga.

Continue Reading

Héroes de lo cotidiano

Hoy levanto mi copa por todos aquellos héroes de lo cotidiano. Hombres y mujeres que viven afincados en el pleno convencimiento de dejar el mundo algo mejor que se lo encontraron. Personas que rigen su camino con la moral alerta y el corazón dispuesto. Enfrentados a sus propias limitaciones, no muestran reparo en asumir sus errores con la naturalidad que les otorga una conciencia libre de humos.

Su modus operandi no responde a una ruta marcada de antemano. Se dejan sorprender,  presos de su deseo constante de tender una mano amiga a todo aquel que la pueda necesitar. Tampoco disponen de un seguro de reciprocidad. Cuando deciden poner en práctica sus ‘superpoderes’ poco o nada importa el no recibir el donativo emocional correspondiente.

No se esconden frente a la adversidad, la ingratitud, la desidia o el mecenazgo. Todo lo contrario. Le hacen frente con honestidad, generosidad, constancia y liderazgo. No valoran el que algo salga mal. Lo realmente relevante es haberlo intentando. Siempre tienen un cómo para un por qué.

Nada de lo que ocurre a su alrededor les es ajeno. Viven en comunidad y no dudan en prestar sus servicios en todo momento; y en todo lugar. No entienden de convenios colectivos, pactos de estado o acuerdos de colaboración. Ellos prefieren hacer uso de la amistad para dar alcance a los problemas derivados del tiempo que les ha tocado vivir.

La vida ha sido generosa con ellos y es por esto que se saben valedores del legado recibido. No titubean a la hora de mostrar su disconformidad ante todo aquello que atenta contra los derechos fundamentales de todo ser humano. Rehúyen de la violencia en sus diferentes manifestaciones con la cobardía propia de seres racionales.

En la contrariedad hacen florecer la virtud. En el desanimo prevalece su capacidad de esfuerzo. En la indefensión, el abrazo. Ellos son la semilla prometida. Ellos son el viento que no cesa. Ellos son la calma frágil y el deseo constante. Ellos son mis héroes de lo cotidiano.

Continue Reading

Hasta que la felicidad nos separe…

La felicidad es mucho más que un estado de ánimo.

Ya sé que pueden ser legión los que, de un solo plumazo, consigan abatir tan febril suposición.

Pero de eso mismo se trata…

Los acontecimientos se suceden en tiempo y modo de manera idéntica a la que los sentimientos van cobrando forma.

Todo lo que viene después es algo más complejo.

Toca poner en orden las ideas.

Priorizar sensibilidades.

Destripar nuevas formas con las que hacer frente a los imprevistos que se nos plantean.

Así hasta lograr equilibrar la balanza del dolor sostenible.

Recoger los frutos por sabernos invencibles.

Salvar la barrera de la angustia infinita.

Asomarse al precipicio de ese miedo inconfesable.

Acariciar con las manos a la virtud, dejando escapar entre los dedos a Doña Soledad.

Como el prisionero que amamanta su cautiverio.

Como el ciego que todo lo ve.

El sordo que entona despedida.

La inquietud languidece presa de un tiempo que le es ajeno.

¿Cuánto vale la felicidad…?

Así se construyen los sueños que no duermen.

Las madrugadas sedientas de lágrimas que jamás aprendieron a brotar.

¿Por qué a mí?

Quizás por ser preso confeso del verbo amar.

Por querer sin saber.

Por vivir a la desesperada sin un plan marcado.

La felicidad es un estado de ánimo.

Es una respiración quebrada en llanto.

Esa primera mirada.

La piel hecha añicos al amanecer.

Y es que eres tan mío que te pierdo.

Tan frágil y tan bello a la vez…

La vida se refleja en la piel de la luna.

Luna llena de vida que resplandece cansada de tanto brillar.

Hoy es el primer día del resto de nuestra vida…

Hasta que la felicidad nos separe.

Continue Reading

¿Qué estamos haciendo mal?

Cuando la estupidez atropella a la razón poco o nada queda por hacer. Quizás lo más conveniente sea dejar correr el tiempo en favor de la desazón que genera el no ser capaz de dar con una explicación medianamente argumentada. Y es que al final de la cresta de la ola de las emociones florecen sentimientos enfrentados.

Lo ocurrido en Niza en el marco de la celebración del 14 de julio [Día de la Bastilla] o en Turquía la pasada madrugada, no hace sino arrojar mayor incertidumbre sobre la fecha de caducidad de cualquier tipo de manifestación terrorista. No hay principio ni denominador común capaz de trascender a toda vida humana. El dolor por el dolor es la única explicación posible con la que anestesiar nuestra ya maltrecha conciencia.

¿Qué estamos haciendo mal? Principal hipótesis desde la que dar captura a una respuesta que consiga poner fin a esta forma tan letal de privación de nuestros derechos fundamentales. La libertad se cotiza muy cara en los mercados bursátiles donde el fanatismo, la confrontación y los intereses creados son los principales activos de una sociedad cada vez más radicalizada.

Mientras tanto nuestra clase dirigente sigue empeñada en hacernos mirar para otro lado. Lástima que la realidad termine por ahogarnos en nuestro propio llanto. Porque nada nos es ajeno. Al menos nada que pueda ser capaz de generar tanto dolor. Nuestra humanidad nos delata.

Hoy me asomo a esta plaza pública para enarbolar la bandera de todos aquellos que pasan por el mundo haciendo el bien. De aquellos soñadores que encuentran en sus principios el mejor espacio desde el que construir su libertad. Nada importa que otros muchos vivan empeñados en privarnos de ella.

Continue Reading

Caminos que desandar…

Hay historias que nunca acaban de escribirse.

Momentos vividos que guardar en un rincón.

Aquel viaje que nunca regresó…

Ese instante al que le faltó respirar…

La letra de esa canción que te empeñas en no recordar.

Una idea clavada en la pared.

El vértigo que enmascara el miedo a lo inconfesable.

Hasta que de repente descubres que tus sueños están al otro lado

Que en ocasiones la distancia más corta entre dos puntos eres tú.

Hemos reído.

Nos hemos emocionado.

Siempre estuve aquí.

Y ahora que por fin de encuentro.

Déjame decirte que…

Poco importa empeñarse en desandar lo vivido.

Porque hay atardeceres que no duermen…

Amaneceres que se adelantan al día

Caminos que desandar…

Continue Reading